It’s fine

 

Lo veo y me imagino que todo es cuestión de fe.

Fe en uno mismo, fe en lo ajeno.

Confiar a ciegas o a veces no tan a ciegas y por una vez no salir corriendo.

Supongo que hay errores que se repiten porque yo repito los mismos pasos equivocados.

 

Y luego ando sobre ellos para averiguar dónde estuvo el fallo, y así poder cometerlo otra vez a conciencia.

No parece muy inteligente pero es una manera como otra cualquiera de boicotearse a uno mismo.

 

Then llega la otra parte. La que sabe que no es huir, sino ir a otro lugar. La que sabe que no es sólo escepticismo, sino certidumbre de que eso no es lo que quiero. La que sabe que no eres tú. La que sabe que no es ahora el momento.

 

Luego miles de voces dentro y fuera con miles de excusas y explicaciones y falso positivismo de autoayuda y por qué no, venga vamos , sólo es cuestión de fe…

 

Pero es que a veces las cosas son como tienen que ser.

Y estás triste porque has perdido a alguien a quien querías.

Y desconfías porque te han engañado.

Y estás preocupado porque hay decisiones importantes que tomar.

Y parece que a la gente eso le aterra y quiere que no te preocupes, que no desconfíes, que no estés triste, cuando en realidad todo forma parte de un proceso natural por el que hay que pasar.

 

Hay que tener fe en los mecanismos de supervivencia. Que para algo están.

 

Y luego te vas de fiesta y te olvidas de todo un rato, que cuando llegue el momento de dejar de desconfiar, será porque hay un razón de peso para hacerlo. Y ya lidiarás con ello cuando eso pase.

 

Leave a Reply

Archives
Twitter Maika3